Sensores inteligentes para domótica: el corazón de los dispositivos inteligentes

Seguramente a este punto, prácticamente la mayoría de las personas habrán escuchado alguna vez el término de “sensores inteligentes”. Y es que, hoy en día se encuentran en prácticamente todos los dispositivos de uso cotidiano, un ejemplo muy palpable, los teléfonos móviles. Estos aparatos están llenos de sensores, entre ellos: luz, proximidad, giroscopio, acelerómetro, termómetro y de proximidad por nombrar algunos. Pasa lo propio con una gran cantidad de electrodomésticos de uso cotidiano.

Lo cierto del caso, es que los sensores actualmente juegan un papel dentro de los sistemas tecnológicos del mundo, y no solo desde el punto de vista doméstico, sino también comercial e industrial. De hecho, su origen se atribuye a la necesidad de la industria de tener mecanismos para detectar parámetros irregulares en las maquinarias.

Si bien es cierto, la mayoría de los sensores de hoy están conectados por lo general a una red, bien sea cableada o inalámbrica, en sus inicios trabajaban totalmente independientes, ofreciendo información de manera cercana y precisa, a través de un indicador analógico. Este tipo de detectores todavía están presentes en muchos dispositivos, no obstante, las versiones inteligentes están tomando camino, dominando prácticamente todo el mercado.

En este artículo, queremos dedicarle especial atención a los sensores inteligentes para domótica. Conoceremos un poco su funcionamiento, sus características, los tipos que existen y los que dominan el mercado.

¿Qué son y cómo funcionan los sensores inteligentes?

Los sensores inteligentes son dispositivos con la capacidad de captar datos del entorno físico, tales como peso, temperatura, altura, etc. convertirlas en información a través de recursos informáticos integrados, para posteriormente transformarlas en funciones previamente programadas.

Los sensores en sí, son detectores que permiten recopilar datos ambientales de manera muy precisa y automatizada, para así registrarlas en un sistema informático con una gran precisión. La finalidad principal de estos dispositivos es monitorear y controlar mecanismos, aplicados en una variedad de entornos, desde campos industriales, exploración ambiental y por supuesto, domótica.

De hecho, los sensores inteligentes son fundamentales en los dispositivos inteligentes para el hogar y en el Internet de las Cosas (IoT). Ya que, a través de estos los distintos gadgets y electrodomésticos Smart, pueden detectar y reaccionar a los cambios que se producen a su alrededor, desencadenando funciones específicas que permiten automatizar muchas de las actividades cotidianas en el hogar.

Estos detectores, pueden convertir una magnitud física o química en un evento predeterminado en el mundo real.  En función del tipo de sensor, generará una respuesta determinada. En un principio, se utilizaban principalmente para el encendido y el apagado de productos, pero hoy en día esto va mucho más allá.

Entre las funciones principales de los sensores inteligentes en domótica:

  • Pre-procesar los datos detectados
  • Enviar los datos a través de señales digitales y protocolos de comunicación
  • Tomar decisiones en función de los datos registrados
  • Recordar la calibración y las configuración de los parámetros

Tipos de sensores inteligentes en domótica

tipos de sensores inteligentes
Los sensores actualmente juegan un papel dentro de los sistemas tecnológicos del mundo, y no solo desde el punto de vista doméstico, sino también comercial e industrial. Imagen vía Freepik.es

Sin lugar a dudas, los dispositivos inteligentes no serían tal, sin las capacidades sensoriales y de análisis que tienen los sensores actuales. Hoy existen una gran cantidad de tipos de sensores inteligentes en domótica, aunque seguramente estos tendrán otros campos de aplicación, tales como en robótica, transporte, medicina e industria por mencionar algunos.

Temperatura

El sensor de temperatura fue el primero en ser inventado, aunque distan mucho a lo que fueron en un inicio a lo que son ahora. Estos dispositivos son capaces de detectar cambios de temperaturas en el aire, neveras, cocinas, etc. Dichos cambios, en función de la configuración previamente establecida, hará que se activen acciones concretas. 

Un claro ejemplo de estos, son los termostatos inteligentes conectados a los sistemas de climatización, los cuales permiten activar, desactivar, aumentar o disminuir la temperatura de acuerdo a lo detectado por el sensor y por la configuración o preferencias del usuario. 

Humedad

Los sensores domóticos de humedad son capaces de detectar los cambios en los niveles de humedad relativa en la atmósfera. Se usan principalmente, en los termostatos inteligentes y en los sistemas de riego automatizados.

Calidad del aire

Con este tipo de sensor, los dispositivos pueden evaluar la calidad del aire en el hogar, permitiendo detectar peligrosas concentraciones de gases tóxicos, como el CO2. Este tipo de sensores permiten activar varios tipos de dispositivos, como por ejemplo, un sistema de ventilación, un sistema contra incendios o una campana extractora por mencionar algunos. 

Detector de movimiento

El sensor de movimiento es probablemente uno de los más conocidos. Se activa al detectar movimiento o cercanía. Tiene una gran cantidad de usos, siendo los más habituales; encendido o apagado de luces de manera automática, regulación de temperatura, activación de alarma o cualquier otro mecanismo de seguridad. 

Detector de gas

Al igual que el de la calidad del aire, permite evaluar continuamente la calidad del aire y detectar gases tóxicos y peligrosos que resultan dañinos o potencialmente inflamables. Estos sensores están integrados con sistemas anti-incendios o para aumentar la seguridad en el hogar. 

Sensor de apertura

Los sensores de apertura por lo general se integran en sistemas de seguridad, aunque también sirven para la apertura de puertas o ventanas. Estos sensores pueden activar diferentes tipos de desencadenantes, como por ejemplo la activación de una alarma, el encendido de una luz e incluso, la apertura de puertas.

Sensores ambientales

Con los sensores ambientales se pueden detectar cambios en el ambiente, así como algunos fenómenos atmosféricos, entre ellos la lluvia y el viento. Estos detectores se pueden configurar para graduar la sensibilidad de la activación, en función de las necesidades del usuario. Se usan principalmente para la activación de sistemas de climatización, aunque también sirven para la apertura y cierre de ventanas, persianas y pérgolas bioclimáticas.

Estos son algunos de los tipos de sensores inteligentes en domótica, pero hay muchos más y cada día surgen más tipos y con detecciones mucho más precisas. Estos dispositivos son sin lugar a dudas, el corazón de los sistemas domóticos.

También podría interesarte: Los mejores trucos que debes tener en cuenta para decorar cualquier estancia de tu hogar

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"