Cuáles son los componentes principales de un sistema de calefacción

componentes de un sistema de calefacción

La humanidad siempre ha buscado mecanismos para hacer de la estancia en los hogares sea más placentera. Los sistemas de calefacción en ese sentido, han sido la mejor respuesta que hemos podido encontrar para otorgar preciado calor a las estancias, incluso en las épocas más álgidas del año o en los rincones más fríos del planeta. 

Hoy en día los sistemas calefactores son un componente prácticamente obligatorio en la mayoría de países el planeta, principalmente en donde las temperaturas bajan cercano a los 0° grados. Gracias a los notables avances de la ciencia, podemos encontrar una gran variedad de tipos, con sistemas de funcionamiento muy similares entre ellos, pero se diferencian en que son impulsados por distintos tipos de combustibles.

Posiblemente los más populares en la actualidad sean los de gas natural, debido a que son mucho más económicos del mercado, con altas prestaciones caloríficas, seguridad y confort. Incluso hay una versión mucho más interesante que son con sistema de condensación, que aprovechan la energía latente. También están las instalaciones de calefacción por electricidad, notablemente más costosas que las anteriores alternativas, pero también más limpias. Se implementan en zonas donde no haya acceso al gas natural y su funcionamiento se basa en el calentamiento de resistencias, para luego irradiar calor por suelo radiante. 

Otras versiones de sistemas de calefacción son impulsadas por gasoil, que es básicamente un combustible fósil. En su funcionamiento se debe quemar dicho carburante para generar temperatura. Es uno de los calefactores más económicos del mercado, pero también de los más contaminantes. Por otro lado, tenemos lo de biomasa que se basa en el aprovechamiento de energía contenida en materiales orgánicos o pellets. De acuerdo a los expertos, es una solución bastante amigable con el ambiente, pero es un tanto más costosas que otras tradicionales, al menos desde el punto de vista de la instalación y mantenimiento de los componentes. 

Podemos encontrar también sistemas un tanto más complejos como la aerotermia y la geotermia, que han demostrado muy buena rentabilidad y eficiencia. Lo cierto es que, pese a la complejidad de estos, la mayoría trabajan de manera muy similar, por lo que su composición no varía demasiado inclusive podemos encontrar repuestos calefacción bastante similares entre ellos. 

En este artículo queremos hablarte de los principales componentes de un sistema de calefacción, no sin antes explicarte brevemente el funcionamiento de estos elementos tan fundamentales en la mayoría de hogares del planeta. 

¿Cómo funciona un sistema de calefacción?

Como comentábamos, el funcionamiento de la mayoría de los sistemas de calefacción es prácticamente el mismo. Se basan el la producción de calor a través de la combustión de algún elemento para liberar energía que se transformará en calor. Además, cuentan con un mecanismo para graduar la cantidad de calor emitido, para de esa manera alcanzar las temperaturas deseadas por el operador. 

Por lo general el calor se transporta por agua o aire, incluso ambos a través de un sistema de tuberías y radiadores para repartir la energía por toda la estancia. Al finalizar el recorrido, se encuentran con unos aparatos especialmente diseñados para emitir el calor de manera gradual pero continua. 

Componentes de un sistema de calefacción

De manera tradicional la mayoría cuentan con 4 componentes fundamentales o sectores, a continuación, describiremos cada uno de ellos: 

  1. Fuente de energía: aquí es donde más se diferencias, son básicamente los distintos combustibles o fuentes energéticos para la producción de calor. 
  2. Sistema productor de calor: conocido también como caldera, es el espacio donde se calentará el agua o el aire para distribuirlo por los demás componentes del sistema. Por lo general, tienen una ingresa de agua recirculada que viene de los radiadores, para luego ser calentada y distribuida nuevamente. Dentro de los sistemas productores de calor podemos encontrar sensores para detectar el flujo del agua, que a su vez controlan la bomba hidráulica que permite el ingreso del líquido. Asimismo, cuentan también con unos sensores de temperatura para evitar el sobrecalentamiento del sistema. 
  3. Sistema de reparto: está integrado por toda la red de tuberías que instalaremos en la vivienda, conectándose a cada uno de los radiadores. El mecanismo de reparto en la actualidad puede transportar agua y aire. El de agua calienta es el más común, y viaja a través de tuberías que permitirán luego irradiar el calor a los distintos espacios del domicilio. En el caso de los que transportan aire calentado previamente en la caldera, cuentan con unos conductos voluminosos para su trasmisión. 
  4. Emisor de calor: los radiadores son básicamente los elementos que emiten el calor generado en la caldera. De manera regular están compuestos por distintos módulos, mientras mayor sea su capacidad de generar calor, más módulos contendrá. Es decir, mientras más radiadores, más alcance tendrá la calefacción por el inmueble. Los emisores de calor están dotados de una llave de corte y otra de salida, con la intensión de regular el flujo de agua y también, equilibrar el calor generado en cada instancia. Estas llaves también pueden ser termostáticas, para programar temperatura deseada, para que esta se regule de manera automática. 

Estos son los componentes más básicos de un sistema de calefacción, sin embargo, de acuerdo al tipo de instalación podemos encontrar uno que otro elemento adicional para complementar el funcionamiento del mismo.

También podría interesarte: Cómo elegir una buena cerradura electrónica

Agroecólogo de profesión, analista SEO por convicción, redactor por motivación y científico de corazón. Eterno estudiante de ciencias naturales, tecnologías, marketing 2.0 y economía. "No busquemos el éxito, persigamos la excelencia y el éxito nos perseguirá a nosotros"